Gobierno de Santa Fe

La muerte y sus rituales

En la época colonial, morir era un acto solemne. El testamento expresaba la última voluntad, la necesidad de arrepentirse, perdonar, confesar y dejar claramente explicitados los arreglos del sepelio y el entierro. Allí se decidía, por ejemplo, liberar a los esclavos más fieles y conceder un socorro monetario a familiares y a criados desvalidos.


Además, cada testador asignaba una suma de dinero, «mandas forzosas», especie de limosna para el mantenimiento de las misas que la parroquia ofrecía por las benditas ánimas del purgatorio, y otro monto era utilizado para fundar capellanías y asegurar misas semanales, mensuales o anuales por el descanso del alma del testador.